lunes, 15 de marzo de 2010

Desvarío en noventa palabras


Hoy es una de aquellas noches en donde la luna es amordazada por las nubes y no puede hablar de amor ni de esperanza. Se ha convertido en un fantasma, fría y sin alma… ¿Qué sucede con esas metáforas que de tanto usarlas suenan gastadas? Es de noche, estado inmune al sol y a los atardeceres de colores. Cuando olvido cómo es un horizonte ardiente sólo aguanto las lágrimas para sentir que me queman la mirada. Es la misma tibia y desesperante sensación que revivo cuando me da la gana.

5 comentarios:

Santiago Almarza dijo...

Muy bueno! Podria decir muchas cosas que otros de seguro, ya han dicho...asi gastaremos todo lo que se puede decir.

Drama Queen dijo...

Bah, te entiendo perfectamente, cariño. Pero, tu sigues escribiendo de una manera que logra llegarme, siempre.

sogac dijo...

Desvaríos del alma y la mente son la fortaleza de la locura que nos hace especiales. O algo así.... xD
Hola nena, te mando un saludo, nos estamos viendo.
Cuidate.

DIAVOLO dijo...

Tal vez la próxima noche la luna se libere de sus mordazas y vuelva a iluminar tus sueños.

Párrafo corto pero intenso. Me gusta.

Un besito.

AnDRóMeDa dijo...

Santiago,
Muchas gracias. No necesitas decir nada más, sólo con estar presente y con dedicar un minuto a leerme, yo quedaré satisfecha.
Un beso!

Ame,
Como siempre, aquí estás.
Gracias por todo!
Un besote!

Gaby,
Tomando tus palabras: desvaríos del alma y la mente son la fortaleza de la locura q nos hace especiales.... vaya, creo que algunas veces soy muy especial entonces, jejejeje... gracias por acompañarme!
Un abrazo

Diavolo,
Hay esperar que la luna se libere de las nostalgias ajenas, no? a veces la entristecemos, otras la vanagloriamos... ella es lo que nosotros queremos que sea. Gracias por visitarme y leerme!
Cuidate mucho