martes, 28 de julio de 2009

Esperar nada


Dios había callado por millonésima vez y no podía hacer otra cosa más que fumar, impotente y disgustada. Las Avemarías aleteaban a mi alrededor preguntándome por qué se debían repetir tanto, convirtiendo la fe en una aburrida letanía, un fastidio. Y pensar que escribí “Latido” un 11 de julio con la esperanza de que al volcar mis temores un milagro ocurriría. Nada pasó. No me volví valiente ni el ritmo constante de su pecho continuó a pesar de así quererlo. El destino me escupió en la cara y la persona que temía perder se fue tranquilamente una madrugada. Mis lágrimas se desprendían de mis ojos como trozos de pintura vieja desconchándose del techo. Las manoteé sin cuidado. Los rostros que conocí sonrientes me resultaron extraños bajo la sombra de un semblante que ha visto la muerte de frente. Todo era diferente. Estaba sometida al pellizco del dolor en mi corazón y volví a fumar para calmar la ansiedad. Me había acostumbrado a esperar, sólo esperar, pero ya no había motivos para hacerlo. De pronto, el tiempo me pareció que corría inútil y demasiado lento.

7 comentarios:

Ondina dijo...

Amiga, lo siento muchísimo. Leer tu post me dolió, deveras que me gustaría estar a tu lado en estos momentos y darte un abrazo muy fuerte, pero aunque lejos, te acompaño en tu dolor y te deseo la fortaleza que se necesita para aprender a vivir con una ausencia de ese tamaño. Te quiero y espero que pronto llegue el alivio a tu alma. :´(

Anónimo dijo...

Pequeña Isabel... solo decirte que eres una gran mujer llena de fortaleza y un corazon enorme, te acompaño en tu dolor, y siempre te aompañare en cualkier situacion un abrazo, las palabras que se dijeron en eso momento describieron justo como era tu tia...

Un Abrazo..
Anonimo

AnDRóMeDa dijo...

Mud,
Gracias por tus palabras d aliento. No ha sido sencillo aceptar el curso de los acontecimientos y la disconformidad me acribilla con preguntas. La escritura es una manera de llorar para desahogar el corazón.
Un beso y gracias de nuevo ;)

Señor Anonimo,
Gracias por tu apoyo. En momentos críticos siempre he contado con tu companía y lo valoro muchisimo. Espero que el dolor que siento hoy se convierta en alegría al recordarla todos los días.
Un abrazo.

AnDRóMeDa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sogac dijo...

Andro. No puedo decirte nada que te haga sentir mejor, sólo que estoy contigo y que aunque eso no sea mucho, estaré aquí para todo lo que necesites. Te quiero mucho amiga, y no te dejaré sola.

Un abrazote.

Diego Jurado Lara dijo...

Siempre uno se hace preguntas y a veces, sólo a veces, obtiene respuestas. La muerte llena de soledades, y hay que pasarlas y estar en ellas. Forma parte de la vida y es. Pero es duro, muy duro. Un tránsito que hay que hacer y como hay que hacerlo. Cada uno, en silencio y fumando. El resto ya vendrá por la hierba, con la lluvia. El sol siempre sale, ya verás, e ilumina.
Un placer leerte.
Un beso.
Diego.

AnDRóMeDa dijo...

Gaby,
Muchas gracias por tus palabras y el hecho de tenerte conmigo es mucho! Un beso enorme y también te quiero!

Diego,
Espero ese sol con ansias, sabes? gracias por pasar por aquí y brindarme apoyo. Te echaba mucho de menos.
Un abrazo!