jueves, 20 de enero de 2011

Te diré algo sobre ella...


Veo la luna y alabo su luz plateada que convierte en joyas las piedras ordinarias. Colgada allá arriba en ese cielo azul y desafiante, la siento sola, abofeteada por las melancolías de muchos y los poemas vencidos de otros. Ella sólo quiere conocer lo que es el calor, el rubor y la compañía.

De su rostro pálido todos conocemos sus cráteres, sus bifurcaciones, sus cicatrices, pero nadie se pregunta por qué fueron causados. ¿Marcas de batallas pasadas? ¿Bullying cósmico en donde fue maltratada? Quién sabe… Es la única que sabe de silencio y que a pesar de visitar el día no lo convierte en noche. No, ella no es egoísta.

Ya basta de esos poetas que la prostituyen delegándole su tristeza, su soledad, su falta de inspiración; basta de esos cantantes de cabaret que la usan como patética seducción. Parecen un batallón de fusilamiento disparándole sus metáforas a quemarropa. La luna ha sido más fiel que cualquier amor barato que nos haya tocado, cagado y dejado. Toda ella es lealtad y constancia. Ojalá hubieran más océanos vastos para reflejarla y noches más largas para admirarla.


Dedicado a mis dos queridos amigos Patricio y Jeannette, con quienes hablé de la luna durante una noche cervecera.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Liiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiinda!!!

Me gustó mucho tu escrito, yo soy una de las que solo la admiro por su esplendor y magnificencia……….. es única, me encanta 

Besitos!!

Jeannette.

Patricio Ogaz D. dijo...

Muy lindo versar sobre nuestra eterna compañera. Gracias por la dedicatoria XD eres lo mejor amiga.. te reeeeeeeecontra quiero.. besitos.

Hernán Dardes dijo...

magnífico! Suscribo cada palabra y envidio no haber sumado divagues en la noche cervecera.

AnDRóMeDa dijo...

Negra, Pato, muchas gracias por esas pláticas. Se les quiere!

Gracias Hernán!
Siempre tan atento. Me gustaría conversar contigo unas cervezas. Saldrían temas muy interesantes, sin duda. Un abrazo!

இலை Bohemia இலை dijo...

Me fascina la luna y me atrapó tu escrito...besos lunáticos