miércoles, 27 de mayo de 2009

Mirada sensible


Sentada en la Plaza de la Constitución observo al mundo ocurrir como cuadros de transparencias. Tráfico, claxon, gente conversando, gente maldiciendo, gente fumando como yo. El viento frio de este día de mayo me recuerda que el otoño está aquí, tardó pero me acompaña. En medio de la ciudad, divago escuchando la podadora del jardinero trabajando cerca y me burlo de mi letra que ha cambiado al escribir en teclas desde hace tiempo.


Me pregunto si alguna persona entre la muchedumbre se detiene un minuto para mirar a esa hoja seca caer sin prisa, como si la ley de gravedad no aplicara en ella. Tal vez no, pero siempre es mejor pensar que sí. Sin embargo, a pocos metros de mí, un pintor callejero desliza su pincel sobre el lienzo… ¿Qué pinta? No lo sé. Noto su mirada sensible y quizás, al igual que yo, observa al mundo ocurrir a su alrededor. Somos dos, eso ya me consuela. Continua con su oficio, alza la vista y me sonríe. Le devuelvo el gesto imaginando que puede escuchar mis delirios. Sin esperarlo, el artista toma su lienzo y lo voltea para enseñarme su retrato a lo lejos. Soy yo, escribiendo, sentada en la Plaza de la Constitución con la misma mirada sensible que él tenía al pintar… la tenía yo también al escribir. No me había dado cuenta.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

bueno, Pequeña Isabel, como siempre lo hago, un gusto leerte nuevamente, a pesar de que nunca posteo hoy lo hago como favor especial a pedido de ud... Sábes??? son pocas las personas que se detienen a observar como se mueve el mundo, sin que los afecte, como también, hay muchos a los cuáles los absorve completamente. No se dan cuenta de lo que los rodea y de lo que se está perdiendo en el tiempo...No disfrutan del tiempo, tienes razón que llegó el otoño, se tardó, pero como te lo dije... llegó. A lo mejor no en tú mes, pero esta siempre será tú estación..
Hay muchas más cosas para escribirte o decirte quizás algún día....
Se despide un amigo anónimo...ok??
cuidate y nos vemos...
Sigue escribiendo

Diego Jurado Lara dijo...

Precioso, preciso, perfecto. La sensibilidad es un don. Hay que tener duende para apreciarla y sentirla. Todo un regalo. Mil gracias. Siempre es un placer leerte. Más, oírte.
Un beso.
Diego

Ondina dijo...

"Somos dos, eso ya me consuela"

AnDRoMeDa dijo...

Amigo anónimo (jejeje)
Gracias por tu comentario, por fin! Siempre me dices que me lees y yo, ni idea, jajaja... pero sabes que no me importa, lo importante es que pases por aquí de vez en cuando y leas mis desvaríos.
Gracias de nuevo por tu apoyo ;)

Diego,
Mi niño, gracias por caminar por mi alameda. Tus palabras siempre consiguen darme impulso.
Espero leerte pronto!

Mud,
Una de mis personas favoritas que comparte conmigo esta tendencia de deleitarse con los detalles, eres tú. Eso me consuela muchisimo!
Un beso!