viernes, 8 de mayo de 2009

Con la mirada hacia el norte



No llores lágrimas de sangre por tus ojos lánguidos y oscuros. No te avergüences de tus calles afamadas, largas, traviesas y hermosas. Oigo los pasos de tu gente al recorrerte, puedo imaginar la risa sonora de los niños que nada ni nadie puede apagar. No ocultes esa humildad de ceño conmovido y voz suave. No temas enfrentarte a quien te levante la mano y piense en bajarla. Alza tu mirada de guerrero milenario, de valor heredado, y desata la batalla con tu espada empuñada.


Dicen que la muerte te ha señalado. Ese fantasma de luz incierta que pasea por tus avenidas y busca almas de primogénitos, de mujeres, de ancianos, de todos. Pinta el marco de las puertas con sangre de tus venas para espantarla y decir a voz en cuello que tu fortaleza protegerá a los nacidos en tu seno. Eres México, dueño de leyendas, misterios y romances, de tus parques se inspiran los poetas errantes dando al mundo versos, prosas y elocuentes estrofas. Por tus esquinas me tropiezo con un Diego Rivera que retrata tu tragedia en miradas de Frida Khalo, por tus señoriales cafeterías me bebo un café discutiendo la Premonición de Lilia Carrillo y su angustia por los grises que te matizan… yo le digo: Tranquila. La fuerza de tu patria puede más. Los colores volverán.


El vacío y el miedo acallaron tus rancheras. Ese grito de los charros llamando a la alegría, rascando sus guitarrones, riendo con sus bigotes expandidos, los extraña tu tierra y las tierras hermanas. ¿Dónde te has escondido Pedro Infante? Llámalo, búscalo, dile que regrese a animar la fiesta. No permitas que las mascarillas ahoguen nuestro canto. Me la quito, grito un “Viva México” que sólo pulmones bien hinchados son capaces de soltar y te beso, rompo las reglas y te beso la mejilla afiebrada para que luego tú beses la mía.


Me tomo un minuto para pasear por tus plazas y observo al niño que camina cansinamente. Le narro la pasión de Octavio Paz consiguiendo una sonrisa suya pero no la veo, no puedo verla. Maldita máscara de la muerte que me oculta el gozo de la inocencia. Sólo miro sus ojos llenos de esperanza que se achinan al ser feliz de nuevo. Le recuerdo lo sano que es amar y lo mucho que tus calles extrañaron sus juegos de balón en su ausencia. Sufres por aquel toque de queda que te robó la compañía de los pasos, la emoción de los abrazos. El silencio enfermo baila por tus fanales, tosiéndote en la cara y burlándose de tu tolerancia. Me indigna, me exaspera, me provoca clamar por tus legendarios toreros para que lo acorralen en la arena.


¡De qué manera la desolación arañó tu rostro tricolor!... No permitas que sus cicatrices surquen tu piel, que no queden vestigios de este tiempo miserable que puso a prueba tu coraje como Dios probó a Abraham. Persevera, levanta al enfermo y dile que camine, que mire, que ría. Dile que me acompañe a buscar a una amiga y saldremos a conocer la ciudad sin cadenas. Recuerda que por ti caminó una cultura ancestral y perdura reflejándose en tu gente. Diles que no se escondan tras las cortinas ni nieguen sus vidas por temor a la muerte. Malditos sean los que no se atreven a mirarte, malditos los que enlodan tu nombre y dan la espalda a tu petición de una mano amiga… malditos lo que no te besan y tratan de ensuciarte… malditos todos los que no griten un “Viva México, cabrones”

3 comentarios:

Ondina dijo...

Amiga!!!
Soy una desagradecida por permanecer en silencio tanto tiempo ante ti, pero con escritos como este me haces reafirmar el cariño que te tengo, y el sentimiento que expresas en esas letras dedicadas a mi patria. Te quiero, te quiero mucho, y lo sé al sentir el calor de las lágrimas sobre mi cara. Gracias, muchas gracias por seguirme haciendo llorar, mira que lo necesito, mira que me hace mucha falta.
No te digo decha u hora, pero sé que nos encontraremos pronto para charlar como antes, cuando las aguas bajen un poco. Besos y abrazos libres de virus hasta tu tierra.
HMM
MUD
como quieras...

sogac dijo...

Andro esto está hermoso. Q_Q
Muchas gracias Andro, de verdad que si, puesto que la suerte como quejumbrosa enemiga que es, ataco duro y nosotros estamos algo desfibrados para soportarlo solos.
Muchas gracias Andro.
Sé que vamos a salir a delante, por qué, tal como tú dices, México se las ha arreglado para salir adelante siempre. Los españoles con todo y su dominación y ésta estúpida gripe con todo y su pandemia, no nos acabarán.

Eres grande Andro, de verdad que sí.

te dejo mi e-mail para poder hablar contigo como Dios manda.
fana.tic.girl@hotmail.com

AnDRoMeDa dijo...

Mud, Gaby
Me alegro mucho de haber marcado una diferencia aunque sea mínima, haber elevado un poco los ánimos decaídos y haber reafirmado la fortaleza de una tierra hermana. Fue un escrito dedicado con mucho cariño a toda su gente.

PD: Gaby, esta noche te agrego ;)

Andro.*.