martes, 24 de febrero de 2009

TroubleMaker


La barra oblicua se extiende hacia mis costados. Bebo de mi trago sin importarme el ardor que genera en mi garganta, abrasivo, lacerante. La cordura y el sentido del gusto me reclaman por algo más suave pero ignoro y vuelvo a beber. Fumo, aspiro y exhalo el humo grisáceo con largos suspiros. Hablo, le hablo a quien quiera escucharme sobre la vida, el deseo y tarareo una canción idiota sin prisa alguna.


Alguien que me conocía- o tal vez quería- me interrumpió la fiesta. Alejó la copa de mi mano y me sentí como barco a la deriva. Alejaron de mí el ancla a la parranda, a la inconsciencia. Me dijo algo, no recuerdo qué… le respondí algo, imagino que debió ser muy malo… sólo me acuerdo de su mirada lastimada atravesándome la borrachera y no dije más nada. Con paso firme, vi que ese alguien se marchaba.


Esta mañana, la resaca y la incertidumbre me crucifican en la cama. Necesito un café… necesito saber a quién herí ayer...

4 comentarios:

MVF dijo...

Desperté, insomne me sentí, la vida se me pasó en tan solo un día... no sé, tal vez era la resaca de la noche anterior, el hedor que sentía no provenia de ninguna parte pero estaba en todos lados, no recuerdo...
Quizás si hiciera el esfuerzo, pero no... no quiero saber, mi corazón no lo soportaría, si fuiste tú quien me hirió ayer...

Andrómeda dijo...

Marcelo,
Realmente me has sorprendido con tu comentario. Gracias por pasar por mi blog y que te interese el relato al extremo de escribir un punto de vista propio.

Te mando un beso!

Diego Jurado Lara dijo...

Hola Andro.
Muy sugerente y atractivo. Denso a pesar de lo breve, lo que hace el cuento más intenso. La atmósfera es perfecta. Me recuerda alguna cosa mía. Enlazaría con "el sonido de los deshauciados", con otra mirada al mismo problema o al mismo hecho. Me ha gustado mucho.
Sigue por ahí Me gusta tu camino.
Un plcer.
Un beso.
Diego

AnDRoMeDa dijo...

Diego, mi niño... Gracias por comentar este breve relato. Sobre su intensidad, qué bueno haber logrado esa sensación en ti, es la intención de todo el que escribe, no?

Te mando un beso enorme y nos estamos leyendo ;)